Princesa del Cielo

Mi foto
Asunción, Paraguay
Hola, soy una amante del chocolate y de la lectura paranormal. Me gusta leer, escribir e introducirme a los diferentes y fascinantes mundos que existen dentro de los libros.
Curiosidades (14) Ejecutora (16) Nimue (4) Photoshop (10) Premios (20) ROLL (24) Sharon (16)

domingo, 31 de julio de 2011

El Reflejo de la Luna II Parte 5


Sharon V

La lluvia caía mansamente sobre el verde pasto. Un fuerte y frío viento azotaba las paredes de una pequeña casa en la rivera de la montaña.
El pequeño sitio en donde se encontraba parecía estar abandonado y desprovisto de vida, al menos, aparentemente. Dentro de la cabaña un el fuego de la chimenea fue encendido, que propago una cálido calor en la habitación.
Observo como las llamas bailaban frente a sus ojos; tembló, mientras una lagrima rodo por su mejilla al recordar ese momento en el tiempo. Un momento que quedo grabado dentro de su corazón para siempre...


___________________________


Siglos atrás

Sharon siguió a Alexander a donde este la guiaba. Caminaron durante mucho tiempo, no supo cuanto, pero el sol ya estaba en lo alto del cielo. Ella se preocupo durante un momento por 
Alexander y se sintió; confusa, respecto a él.

—Llegaremos pronto... —le dijo Alexander como suponiendo que eso era lo que le preocupaba. Ella no le iba a decir lo contrario.

Así que su pequeña respuesta solo fue un “entiendo” y nada más. Unos minutos después llegaron a una casona alejada del pueblo, como a unos 200 metros escondidos del camino principal. Ella observo curiosa como él se acerco a la puerta y esta fue abierta por una mujer de al menos veinticinco o veintiséis años, quien sonrió a Alexander al verlo.

Sharon no sabía que la impacto más. Que esta le recibiera con una sonrisa o que la mujer fuera humana. Después de la primera impresión, se dijo que mejor lo analizara después. Y presto interés ante la interacción de los dos seres frente a ella.

—hola Ana... —dijo con esa hermosa voz que poseía ahora, mientras tomaba su mano y la besaba ¿había supuesto mal que la muchacha trabajaba en la casa? No estaba segura. Pero él la trataba con mucha familiaridad. No supo si eso la sorprendía o no le agradara en alguna medida. Sus pensamientos eran una maraña de cosas en ese momento —Ana, esta es mi invitada... Sharon —le dijo a la joven, quien se limito a observarla detenidamente; como admirándola.

Luego sonrió tímidamente antes de decirle:

—Buenas tardes Señora —y realizar una inclinación hacia ella.

—Buenas...— le respondió ella en un tono neutral, no venia para entablar ninguna relación con la humana, ni planeaba hacerlo.

Se aclaro un poco la voz dando a entender que habían estado parados en el umbral de la puerta por mucho tiempo que Alexander; sonrió ante su impaciencia y le indico que pasaran.

—Vamos Sharon ¿quieres algo de tomar...?

—No —fue su respuesta —solo vamos a un lugar para terminar nuestra charla y luego irme. Mi tío me espera—le dijo a Alexander a lo que la muchacha respondió con una expresión de incredulidad ante su demanda. Como si la idea de dejar a Alexander, cuando este la estaba invitando fuera absurda.

—Entiendo querida, Ana, no necesitaremos nada... puedes ir a tu habitación mientras la señora y yo charlamos...

Esta asintió obedientemente y después se alejo por un largo pasillo a la derecha de las escaleras. No dijo nada cuando él la llamo “querida” porque no sabía cómo se sentía al respecto de que la llamara así o el motivo por el cual, la llamara así. Solo decidió ignorarlo.

— ¿Me sigues? —pregunto llamando la atención de Sharon hacia él.

—Por supuesto... —le dijo y se introdujeron a la sala de visitas.
_____________________

Alexander estaba nervioso. No importa si su corazón no estaba latiendo rápidamente dentro de su pecho o si su cuerpo no diera señales de ello. Observo la reacción de Sharon al ver a la mujer humana a la que había ordenado atender la casa para él, en esta ocasión. Cuando pasaron a la sala le indico a Sharon que se sentara. Esta estuvo renuente a hacerlo por un instante pero luego acepto.

Se quedo quieto, mirándola fijamente sin apartar los ojos de ella. El podía hacer eso para siempre, se dijo. Mirarla, tan solo eso y su mente hallaba la calma. Se dio cuenta entonces que Sharon también lo miraba atenta como si esperara algo. Y tal vez así fuera, después de todo el le había sugerido que hablaran.

Pero ahora que lo había conseguido... no sabía por dónde comenzar.

—Irritante... —dijo en un susurro que no paso desapercibido por ella.

Ella lo miro levantando una ceja hacia él.

— ¿te parezco irritante? —le pregunto.

—No. Tu no... —le respondió rápidamente —me refiero a que no sé por dónde empezar.

—Por el principio sería un buen comienzo... —le dijo en un tono irónico.

—Tienes razón, tienes razón.... —repitió y procedió a contarle todo lo que le había sucedido después de que ella se fuera. Lo cual no era mucho. Ya que no recordaba quien lo convirtió. Ni... en realidad, no recordaba casi nada. Su vida como humano era como un sueño. Solo retazos de recuerdos, lo único solido en su mente era el recuerdo de ella y como un renacido; pues, solo pudo darse cuenta de lo que era hacia un par de años, gracias a la ayuda de Michael.

Cuando termino de relatarle, Sharon, se le quedo mirando sin transmitir nada. Por un momento, pensó, que no le creería y cerró los ojos para que ella no viera el dolor en ellos. Aunque claro eso no le impidió escuchar como ella se levantaba del sofá y... ¿se acercaba a él?

Una emoción incontrolable surgió cuando ella acaricio su rostro con sus delicadas manos. Lo sostuvo y le puso un beso en la frente, para luego medio abrazarle.

—Lo siento... Alexander... —le susurro mientras noto que había dolor en su voz —creo que solo te he traído desgracias, tal vez, deba alejarme de ti ahora...

Y el ya no pudo mas, sintió que su cuerpo despertó ante aquella declaración. Como negándose furiosamente a que esta mujer se alejara de él. Se levanto cuando ella pretendía alejarse y la sostuvo entre sus brazos fuertemente, hasta que percibió que estaba llorando silenciosamente aunque no dejo que se oyera en su tono...

—Déjame ir... —le rogo ella.

—Nunca...—Fue su respuesta antes de besarla como si pudiera beber de sus labios la misma vida.

10 comentarios:

  1. ains... pobrecito alexanderrrrrrrrrrrrr que lindoooooooooooooooo Sharon! no seas tan... tan.... poco emocional mujer, vamos a soltarse un poquitoooooooooooooooooo y responde el besitoooooooooo

    ResponderEliminar
  2. jajajajjajajjajajjajajjajajjajajjajajajajajajjajajajajjajajjajajajajjajajaja

    ResponderEliminar
  3. Me alegro que te gustara¡¡¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  4. que romanticoooo!!!!!!!!!!!!! como lo dije ya, quiero mas por que nunca pense que fuera asi de lindo y romantico y tu ya da tantito tu brazo a torcer niña =p

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Sharon: lo pensare

    Neiglo: jajajajjajajajjajaja

    ResponderEliminar
  7. Que suerte que te gusto¡¡ (aplauso)

    ResponderEliminar
  8. Me gusta mucho tu blog, y como sé la de sonrisas que hace un nuevo seguidor, desde hoy te sigo.
    Yo también tengo un blog y me haría ilusión que tú también me siguieras.
    Es este:
    http://paraalimentarmedetisolonecesitotuaire.blogspot.com/
    Te espero, pasate, me harías feliz como yo te e echo a ti.
    Un besazo, y te esperoo!

    ResponderEliminar
  9. Genial. Me ha encantadooooo siguele pronto

    ResponderEliminar

Ahora decide: tus palabras o tu alma ¿cual eliges?

trucos blogger