Princesa del Cielo

Mi foto
Asunción, Paraguay
Hola, soy una amante del chocolate y de la lectura paranormal. Me gusta leer, escribir e introducirme a los diferentes y fascinantes mundos que existen dentro de los libros.
Curiosidades (14) Ejecutora (16) Nimue (4) Photoshop (10) Premios (20) ROLL (24) Sharon (16)

sábado, 2 de marzo de 2013

El Reflejo de la Luna II Parte 8

Se acerca el punto donde Sharon por fin queda libre de las garras de su padre.



El Fin del Ocaso

Estaba atrapada y lo sabía. La oscuridad -con la cual la envolvió su padre para hacerle perder la conciencia- la perseguiría siempre… sobre todo porque la última imagen que había visto antes fue la de su amado Alexander…
Él, la había traicionado y su corazón aun parecía sangrar de dolor. Nunca había sentido un dolor semejante como el que experimentaba en ese momento y a eso se sumaba a la pérdida del único ser —se dio cuenta—la había amado de verdad. Alexander ya no contaba, el había jugado con ella. 

¿Cómo pudo creerle? ¿Cómo pudo haberse entregado a él? Su amor, el amor ciego que sentía ella por Alexander se estaba convirtiendo en una daga que a cada segundo hería profundamente su alma.

Quería gritar a los cielos su dolor, pero no se lo permitió. No aun. No cuando estaba encerrada en los calabozos en los que su padre –quien le había dicho se llamaba Michael- la había mantenido por esos tres largos meses. No importaba lo fría que ella se portara hacía él, el vampiro –su padre- no parecía notarlo.

De nada le valía la inmensa fuerza que parecía poseer. No cuando su padre tenía más de seis hombres tan solo para su guardia. El primer día había intentado escapar en vano. Fue atrapada y dejada sin agua o alimentos por seis días. Luego de terminado aquel castigo le volvieron a dar sus alimentos  y el agua pero ya no le dejaban la puerta abierta. No poseía mucha fuerza pero su poder era inmenso y terrible. Al único que parecía no afectarle su poder era a su padre, lo cual le resulto curioso. No es que ella no quisiera matarlo, es que su padre le había ordenado que no usase su poder contra él y de alguna manera eso impedía que acabara con él.

“No importa cuánto tarde… te asesinare padre. Al igual que tu lo hiciste con mi querido tío…”



10 meses después…

El olor a muerte llego hasta donde me encontraba sentada en mi cuarto. Los vampiros que la custodiaban se alimentaban todas las noches con sangre humana, ella podía oírlos gritar pidiendo auxilio. ¿Qué podía hacer ella? Era solo una prisionera mas con algo de privilegios mientras su padre seguía experimentando con ella. A veces eran 20 las víctimas que eran traídas por los otros sirvientes Michael. A veces, incluso más de cien, reservas para los neófitos –vampiros recién creados- que su padre había convertido.

—Sharon, pequeña…—escucho que su padre la llamaba. Estaba tan absorta escuchando los gritos que se había quedado supuso en un especie de Shock, tal vez nunca superaría ver u oír sufrir a la gente. Esperaba que eso no le pasara. No quería ser el monstruo en el que su padre quería que ella se convirtiera.
—Vete…—le susurro Sharon con miedo. El podía obligarle a hacer cosa que ella no quería hacer. Podía obligarle a matar o destrozar a otras personas, pero ella no quería.
—Sharon, pequeña… Ya te lo dije… este lado tan humano que muestras no es nada útil.
—No me importa…—susurro ella de nuevo sin moverse. Ella no quería herir a nadie—no quiero serte útil…

Ante esa última palabra escucho que su padre emitía una suave risa, una risa que ella había aprendido a temer, no le gustaba aquel demonio quien decía ser su padre. No le gustaba. Quería mejor escapar de aquella prisión, escapar de su padre. De todo.

—¿Y que eso quieres pequeña…? —le pregunto Michael después de guardar silencio pensativamente.
—Quiero que mueras… —le espeto ella entre dientes con toda la rabia y el odio en cada una de sus palabras mientras siseaba hacía él como una serpiente—Quiero que mueras como mi tío lo hizo, te odio… espero que ardas en el infierno.
—Que infantil de tu parte mi niña…—le dijo en tono de burla—deberías madurar… esos sentimientos humanos, deberías destruirlos, la muerte de tu tío solo fue el primer paso, ahora debes olvidarte de él. Ya te lo dije; esos sentimientos no son para seres como nosotros. En estos momentos ya deberías superarlos y ver más allá del apego sentimental que crean los humanos para con otras personas.
—No…—grito Sharon al tiempo que se levantaba y tiraba hacia su padre el pequeño mueble junto a su cama—El me amaba, no lo olvidare… jamás.
Su padre al instante desvió el objeto que le había arrojado con una gracia sobrenatural y se limito a negar con la cabeza hacia ella.
—Mi pobre… mi pobre niña…—le sermoneo su padre al instante antes de que la atacara mentalmente y quedara noqueada en el suelo.

Un año después…

—Te has vuelto más fuerte… —le dijo Alexander al tiempo que le acariciaba la mejilla. Verla de ese modo lo hería más que ninguna otra cosa.
—Al demonio con eso…—le contesto Sharon al tiempo que alejaba bruscamente su rostro de él.
—Yo…—comenzó Alexander y luego se detuvo a sí mismo. Quería decirle que lo sentía. Que él no era el cruel bastardo que ella imaginaba, pero en cierta forma si lo era-se dijo- Y lo era porque después de su conversión, nunca fue libre. Ni siquiera se había dado cuenta de lo que Michael  pretendía hasta que había sido demasiado tarde para detenerlo.
Y, se dijo razonablemente, aunque lo hubiera hecho no hubiese podido hacer nada. Michael era más fuerte que cualquiera de los que él jamás hubiera conocido. Lo controlaba como si él no tuviera voluntad propia. Pero si que la tenia, sí, pero muy en el fondo. Enterrada dentro de su mismo corazón desde el momento en que Michel lo había encontrado, solo que estaba tan ciego, que no se dio cuenta hasta que fue tan, tan tarde. El siendo tan solo una herramienta mas no tenía el poder para liberarla a ella. Al menos aun no lo tenía.
—No-me-toques… maldito…—le siseo Sharon al tiempo que trataba de alejarse de él con todo lo que podía, las cadenas especiales que Michael había inventado la retenían de que intentara escapar.
—Sharon…—volvió a susurrarle su nombre con un suspiro triste.
—Deja de llamarme…—le dijo Sharon mientras una lagrima se escapaba de su ojos—Traidor… deja de decir mi nombre, ya no tienes ese derecho… no me hables, no me mires… ¿Cuántas veces tendré que decírtelo?
Alexander se limito a asentir con la cabeza mientras su corazón se partía dentro su alma. El hallaría la forma de soltarla. Lo haría aunque perdiera la vida en el intento. Dejaría libre a la única cosa verdaderamente hermosa de todo su existencia.



Seis meses después…
Sharon estaba dormida en el momento en que Alexander la despertó.
—Despierta…—escucho ella mientras abría los ojos rápidamente y alejándose del intruso que no reconoció por un momento. Cuando lo hicieron sus ojos comenzaron a brillar como oro liquido por la ira que la embargaba.
—Que haces aquí…—le pregunto Sharon en tono frío.
Alexander le dedico una sonrisa tan triste antes de responder, que su corazón por un momento se detuvo en su pecho. No importaba realmente lo que ese hombre la hubiera traicionado. Ella sabía que no sería capaz de olvidarlo. Ella lo amaba a pesar de su apariencia fría hacia él.
Sharon aparto la mirada de los profundos ojos azules que la observaban para que no viera en ellos ninguna debilidad hacia él. Su padre, recordó, ya la había chantajeado por aquello.

"ComienzodelFlashBack";
“—¿Lo amas aun no es así? —le pregunto su padre tranquilamente mientras la observaba reponerse de uno de sus arduos entrenamientos de defensa. Tenía pequeñas heridas por todo el cuerpo y moretones que empezaban a curarse lentamente.
Sharon aparto la mirada de su padre mientras intentaba incorporase inútilmente del suelo. Estaba muy débil por la falta de sueño y el hambre. Levanto la mirada hacia su padre, sopesando su posible respuesta. <<¿Le diría que no lo amaba? Seria mentira. ¿Le diría que no lo odiaba? También seria mentira. Ambos sentimientos luchaban dentro de su corazón y aun no había un ganador, ella sospechaba que nunca lo habría. Lo amaba demasiado y lo odiaba por que le había traicionado…>>
La característica risa de su padre la saco de sus anteriores pensamientos regresándola con su padre Michael.
—No te sientas afligida hija, es normal.
—Cállate…—le grito Ella a su padre. No quería escucharlo más.
—ah, tan rebelde, los jóvenes siempre lo son…
Sharon levanto la vista y lo fulmino con la mirada demostrándole todo el odio que sentía por él. A Michael realmente no pareció importarle en absoluto porque a pesar de la actitud de ella comenzó a hablarle.
—El amor mi pequeña, es una fuerza poderosa…—comenzó Michael con la lección—Es lo único que convierte a una criatura en un esclavo que no añora la libertad. Hay miles, miles de formas de hacer que alguien hagas lo que deseas, pero sabe esto pequeña. El amor es la única, la única arma que nunca falla para conseguir aquello que deseas. Pero ten cuidado cuando la utilizas. Es en todos los casos un arma de doble filo si no la sabes manejar. Y recuerda, el amor es lo único que nos hace esclavos que no añoran la libertad, pues sentiremos la libertad solo con el que es objeto de nuestro amor.
Sharon lo observo atentamente analizando sus palabras: — ¿alguna vez has sido esclavo padre?
Michael la miro fijamente antes de responderle, realmente ella se sorprendía porque la mayoría de las veces este realmente le respondía con sinceridad—Lo fui… pero ya no.
—¿La mataste? —inquirió Sharon, realmente ella no se sorprendería que él hubiese hecho aquello. No imaginaba a su padre a merced de nadie.
Michael la miro sopesando si responder o no a la pregunta y cuando finalmente lo hizo la sorprendió: —No, no lo hice. Los Volturis la asesinaron. Claro que fue a mis espaldas, sin que yo me enterara de nada.
—¿Los Volturis? ¿Quiénes son los Volturis…?
—Los Volturis son…

"FindelFlashBack"

—¿Qué haces aquí? —inquirió de nuevo Sharon tratando de alejarse de los recuerdos de su padre.
—Vine a liberarte…—le dijo mientras la ayudaba a levantarse de la cama en la cual se encontraba y se dejo llevar por él, solo por la sorpresa de sus palabras.
—No… ¡Michael te matara si…—empezó a exclamar Sharon antes de apartar la mirada de Alexander quien volteo rápidamente hacía ella sorprendido.
—Tu… —comenzó Alexander antes de abrir sus ojos un poco más sorprendido por lo que sospechaba podría ser verdad—Tu no habrás hecho un trato semejante por mi vida ¿verdad Sharon? ¿Verdad?
Ella se alejo de él un poco y miro hacia otro lado, lo cual fue un error, ya que solo confirmaban sus palabras. Era verdad. Ella no había intentado escapar por que su padre le había amenazado con acabar con la vida de Alexander y aunque lo odiaba también lo amaba, no quería que muriera. Su mente estaba confundida por esas dos emociones, pero su corazón sabía que se rompería si Alexander llegara a morir.
—Yo…—Comenzó a decir ella para desmentir lo que estaba sospechando pero ya era tarde. No sacaría esa idea de la mente de Alexander.
Alexander la tomo con uno de sus brazos por la cintura y levanto su barbilla con la otra y la beso apasionadamente como si ella fuera la fuente de la vida para él. El corazón de Sharon latió a la vida por unos segundos antes de recordar que el vampiro que la besaba había sido el causante de la muerte de su tío. Trato de alejarse de Alexander pero él no se lo permitió.
—de-ja-me…—le dijo Sharon con entrecortadamente y Alexander lo hizo, la soltó delicadamente y la miro con ojos tristes y anhelantes.
—Sharon… tú…—comenzó a decir Alexander.
—No…—le espeto Sharon mientras le daba la espalda.
—Debemos irnos…—le dijo de pronto Alexander a ella—Si tardamos el Señor Michael llegara y no podremos escapar…
—Yo no puedo escapar…—le dijo Sharon.
—Claro que puedes…—le indico en un susurro Alexander al tiempo que la tomaba de nuevo de la mano y la guiaba hacia la salida. Lo siguió calladamente detrás de él. 
—Si me voy el te matara… —le apremio Sharon para que entendiera.
—si te quedas más tiempo en las manos de tu padre, una parte de mi morirá contigo…
Sharon no dijo nada más después de eso.



*****************************
Una entrega más y sera el final de la vida de Sharon. Personaje creado para el Roll Relatos de luna llena y Push herd... foros que cerraron. Pero como me fascino el personaje voy a terminarle su historia :*

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ahora decide: tus palabras o tu alma ¿cual eliges?

trucos blogger